Facebook Twitter Google +1     Admin


LINCE DIGITAL3

BIENVENIDOS A LA REVISTA DIGITAL DEL TERCER CICLO DE EDUCACIÓN PRIMARIA DEL CEIP CRISTO REY DE ANDÚJAR (JAÉN).

Temas

Enlaces

Se muestran los artículos pertenecientes a Marzo de 2014.



El bosque Ninfa

20140328115558-images1.jpg

CON MOTIVO DEL CERTAMEN DE RELATO CORTO ORGANIZADO POR EL IES JÁNDULA, AQUÍ OS PRESENTAMOS EL TRABAJO PREMIADO EN DICHO CERTAMEN REALIZADO POR NUESTRA COMPAÑERA Yolanda Laguna. Esperamos vuestras opiniones después de haberlo leído.

 

El Bosque Ninfa

 Hace miles de años, en el corazón de un bosque, al que sus habitantes llamaban el “Bosque Ninfa”, apareció una niña.Su nombre era Zaira.A pesar de ser muy pequeña, podía comunicarse con todos los seres del bosque: plantas, animales, insectos...Posiblemente era el ser más poderoso que existía en el bosque, que era su mundo.Todos los habitantes del bosque le ayudaron a aprender mientras crecía, y ella, a cambio, lo protegía y cuidaba.

Podía volar, hacerse invisible e incluso teletransportarse de un sitio a otro, siempre que hubiera algún peligro.

 Zaira vivía sola en el bosque, sin familia.Con las únicas personas con las que convivía, era con los habitantes del Bosque Ninfa.Se llevaba muy bien con ellos, y, según ella, eran personas de confianza.En cuanto a sus hobbies, le encantaba cazar con su arco hecho con ramas del Sauce Llorón, uno de los árboles más importantes del Bosque Ninfa.

 Una mañana, cuando los pájaros cantaban y el sol resplandecía en el cielo, a Zaira le pareció escuchar unos ruidos inquietantes que procedían de detrás de unos arbustos. Inmediatamente, ésta sacó su arco y se escondió detrás de la caseta de madera donde vivía. Aquella sombra oscura se estaba acercando cada vez más y más. Zaira tenía su arco y estaba dispuesta a cazar lo que fuera que se movía, pero…¡Oh no! Aquello no era un animal, sino un investigador inocente, y después de recibir el flechazo, se cayó al suelo totalmente inconsciente.

 Zaira se lo llevó a su caseta, donde le preparó una medicina a partir de hierbas del bosque. Cinco minutos después, se despertó, y le contó a Zaira que andaba perdido. El investigador, ( que se llamaba Michael ) no sabía que Zaira era distinta, diferente y podía hacer cosas extraordinarias. Pero Zaira no se lo quiso contar; porque, quizás se aprovecharía de ella o intentaría matarla.

 Michael le contó a Zaira que había venido al Bosque Ninfa para hacerse con la savia del Sauce Llorón. Éste, además de investigador, era médico, y necesitaba la savia para poder curar a miles de personas que padecían una enfermedad muy extraña. Zaira se ofreció para darle la savia, y que así, Michael se pudiera ir de una vez para no descubrir el secreto de ésta. Se dirigieron al Sauce Llorón, de donde rápidamente extrajeron la savia. Pero Zaira notó algo raro…¡El árbol se estaba volviendo negro!

 Entonces,comprendió que una magia negra estaba acechando al bosque. Inmediatamente, Zaira avisó a la reina Luna, que, sorprendida, alertó a todos los habitantes del bosque y los llamó para una reunión urgente. La reina Luna explicó que el bosque corría un gran peligro, porque, según ella, unos hechiceros malvados habían intentado matar al Sauce. Fue entonces cuando Michael se dio cuenta de que el bosque era mágico, y estaba habitado por seres fantásticos. Justo en ese momento, se desmayó. La reina lo cogió de los hombros y lo curó en su palacio. Zaira estaba asustada por dos razones: una, porque es posible que Michael fuera el hechicero malvado, y otra, porque si el Sauce Llorón moría, también lo haría todo el bosque.

 Al día siguiente, la reina reunió a todos los habitantes del Bosque Ninfa, y les dijo que podían salvar al bosque, pero todos tendrían que aportar parte de su magia. También contó que Michael se encontraba mejor y no era uno de los hechiceros malvados. Zaira suspiró aliviada. Pero la reina les advirtió de que es posible que los hechiceros fuesen al bosque para acabar con el Sauce Llorón. Todos comprendieron a la reina, y , al día siguiente aportaron parte de su poder. Los hechiceros se acercaban, pero todo el mundo estaba preparado para su llegada. Nada más verles, los hechiceros atacaron a los habitantes del bosque, entre ellos, Zaira, pero éstos contraatacaron uniendo toda su fuerza. Los hechiceros le lanzaron un rayo de luz a Zaira, pero la reina lo impidió colocándose delante de ésta.

 El golpe fue tan fuerte que la reina murió en el acto. Zaira se echó a llorar. Una de sus lágrimas cayó sobre el cuerpo de la reina. En ese momento, Zaira empezó a elevarse poco a poco hasta que una luz brilló sobre su cuerpo. Un rayo de luz mucho más potente que salía de ella espantó a los hechiceros. Todo el mundo gritó de alegría. Bueno, no todo el mundo: la reina había muerto. Michael seguía allí, y se enteró de todo. Pero Zaira le dijo al oído que si le contaba a alguien lo que había visto, no se lo perdonaría jamás y podría haber serios problemas.

Michael volvió a su ciudad y recordó el consejo. Todos los habitantes estaban tan sorprendidos con lo que le había pasado a Zaira, que la coronaron nueva reina. El Bosque Ninfa vivió tranquilo...

 

Yolanda Laguna

 

 

28/03/2014 11:43 Escrito por: CEIP Cristo Rey #. Premios Literarios No hay comentarios. Comentar.

EL CAMPAMENTO

20140331110914-images.jpg

OS PRESENTAMOS OTRO TRABAJO PREMIADO, EN EL CERTAMEN DE RELATO CORTO, ORGANIZADO POR EL IES JÁNDULA. ESTE TRABAJO TAMBIÉN HA SIDO REALIZADO POR OTRA COMPAÑERA DE 5º,LUCÍA LOMAS. Esperamos que os guste.

EL CAMPAMENTO

Érase una vez, una niña llamada Laura, tenía 9 años, le encantaban los caballos y los campamentos de verano, sobre todo si iba con sus amigas… Un día, paseando con su madre, llamada María, vieron un cartel en el que ponía que el verano 2013- 2014 el centro  “ La Flor ”  iba a organizar un campamento de verano. Laura, le preguntó a su madre que si se podía apuntar y la madre le respondió que sí. Leyeron el cartel y en el ponía que para informarse que fueran al centro  “ La Flor “

Al día siguiente, fueron a informarse, sobre el día,  la hora, el lugar… Laura estaba muy nerviosa. Iba a la escuela y contaba que iba a  hacer, donde iba a dormir… El último día de cole, para que empezara el verano, y la vuelta atrás para el campamento, le dieron las notas y como fueron buenas, esa fue la decisión final para sus padres.

Pasaron los días del verano, ella los estaba pasando con su familia, con sus amigos, en la piscina… Hasta que llegó el día, se levantó temprano, desayunó y se dirigió hasta el sitio donde habían quedado. Ya en el autobús, se encontró a unas cuantas amigas, se sentaron juntas para contarse que habían hecho en los días de verano, así hasta llegar al campamento.

Llegaron al medio día, primero fueron a explorar el terreno y luego a comer. Después de terminar había tiempo libre, Laura y sus amigas lo utilizaron para saber quien era su monitora, y para  conocer a las otras compañeras. Les sobro tiempo, entonces jugaron a las cartas que una  había traído. Un silbato sonó, ¡Pi, Pi, Pi ! para informar un juego en equipo. Su monitora les dijo en que consistía.

El juego era en la piscina, Laura se dirigió a su cabaña, con sus amigas, se pusieron sus bañadores y ya preparadas marcharon al juego. Ya allí les dijeron que la primera cosa que debían hacer era ducharse. Después de que todos se ducharan en la ducha, les explicaron que eran varias pruebas. La primera prueba era darle a una pelota que una monitora estaba sujetando encima del tobogán. Lo hicieron lo mejor que pudieron. Luego se dirigieron a la segunda prueba que era una carrera de natación, a lo largo de toda piscina. A Laura le encantaba la natación, Por eso le gustó mucho esta prueba. Y después a la tercera prueba, que era buscar las monedas que habían tirado, y la que tuviera más monedas ganaba. Así pasaron la tarde, de forma muy divertida.

Llegó la hora de la merienda, tocaba recoger el comedor y jugar al baloncesto, que era el deporte que ponía en el tablero de horarios que habían puesto para saber a qué hora tenían cada cosa. Tocaron el silbato, y era la hora de la cena, les pusieron de cenar macarrones con queso. Cuando terminaron todos, tocaba un teatro que todos los monitores habían organizado. Fue un teatro espectacular. Y llegó la hora de dormir, las luces las apagaban a las doce, y ellas para esa hora debían haber puesto los sacos de dormir, los pijamas…

Al día siguiente se levantaron temprano, y debían estar con la ropa puesta y recogiendo la cabaña, antes de que tocara el silbato, antes de ocho. Porque tocaba entrenamiento, y si se levantan antes de que se levantaran las compañeras de las otras cabañas,  le daban chuches en los teatros que hacían los monitores. Y luego a desayunar, después a jugar a juegos nuevos, senderismo, y luego la noche del miedo. La noche del miedo consistía en dar sustos… y luego al llegar la noche los monitores se disfrazaban de cosas de miedo y empezaban a asustarlos con nuevos jugos.

Y así se le pasaron los días, jugando, andando, corriendo… Pero lo que menos le había gustado a Laura era que la semana se la había pasado cortísima.

Lucía Lomas

31/03/2014 11:03 Escrito por: CEIP Cristo Rey #. Premios Literarios Hay 1 comentario.




Archivos


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris